buscar

Lavalleja 1062 [mapa]
Tel 4772-6754
Mar a Vier de 14 a 20 hs.
Sáb de 14 a 19 hs.

www.artexarte.com.ar [email protected]

Federico… donde estés

Federico… donde estés

Muestra colectiva

Del 07 de Octubre al 26 de Noviembre de 2021 - Inaugura: 18hs  - Entrada: libre y gratuita

 
anterior siguiente
 
anterior siguiente
 
 

Curaduría: Eduardo Médici.

Federico... donde estés, es la muestra con la que ArtexArte homenajea a ese gran poeta y ser humano que fue, y sigue siendo a través de su poesía, Federico García Lorca. Su estadía en Buenos Aires, de sólo seis meses –del 13 de octubre de 1933 al 27 de marzo de 1934–bastaron para que nuestra Capital y el granadino entablaran una relación de amor que sólo la muerte del poeta pudo quebrar. Dijo el mes de su partida: Me voy con gran tristeza; tanta, que ya tengo ganas de volver”. Pero como la letra, la palabra y las imágenes son indestructibles, y de ellas estaba hecho Federico, ArtexArte convocó a un grupo de artistas para que, a través de diferentes dispositivos, muestren su creación en consonancia con el duende del que hablara aquel, en una de las tantas conferencias que dio en Buenos Aires.
 
Lorca x Luz, la propuesta del músico y compositor Daniel Doura, toma una forma instalativa donde la sonoridad multicanal espacializada se combina con imágenes. Allí se podrán escuchar poemas de García Lorca en la apasionada voz de Luz Castillo, presidente de la Fundación, escritora e impulsora de este proyecto.
 
Completa la muestra un excelente texto en catálogo, que una de las mejores poetas argentinas, Liliana Lukin, escribió especialmente para esta exhibición, a partir del libro Poeta en Nueva York. Sin ser una semblanza biográfica, la autora nos invita a intervenir en las citas de sus poemas, para ir desgranando los múltiples aspectos de su vida, los puntos nodales que la conforman.
 
Con palabras de los artistas y alguna intromisión del que escribe, trataré de hacer un breve recorrido por las obras, sólo con el fin de que sirvan para sacar conclusiones del encuentro de los artistas con la obra de Federico.
 
Tres de estos creadores, en sincronía con la autora antes mencionada, también eligieron como puntapié inicial para sus obras Poeta en Nueva York. Andrés Wertheim imagina un calidoscopio de imágenes, para significar la “Babilonia trepidante y enloquecida”, como llamaba el poeta a esta ciudad. “Estas fotografías de toma directa, intentan reflejar la simbología onírica de los versos de la obra más surrealista de Lorca y trasmitir metafóricamente el tormento que sintió durante su estadía en Nueva York”, dice el autor.
 
Lena Szankay expone Poema vegano, un video que se basa en el poema “Oficina y Denuncia”, escrito durante los meses que pasó el poeta en la Universidad de Colombia y que, según la autora, se puede entender literalmente como un poema del desamparo vigente, como una crítica anticapitalista, como un llamado a cambiar nuestros hábitos. Un grito a despertar, escrito por un visionario, noventa y cuatro años atrás. Colaboran en este video Mariana Astuti, coreografía y baile, Rodolfo Prantte, voz, y Lea María Uría García, pista musical.
 
Belén Castillo presenta la instalación Trascendencia. Ocho figuras, realizadas con lapicera 3D, se despliegan desde la pared hacia el centro de la sala. Belén aborda en su trabajo el tema de la infancia como un lugar de refugio de nuestra memoria emotiva recordando, tal vez, lo que decía otro poeta, Rainer Maria RilKe: “La infancia es la verdadera patria del hombre”. Acompaña la obra el poema “Tu infancia en Menton”, el cual narra con nostalgia esa infancia inalcanzable que es ya fábula.
 
Ariel Ballester bajo el título Lorca somos todos, exhibe dos obras: 88 fosas comunes –capturas de pantalla a través de Google Earth– que son las coordenadas de los lugares donde se han localizado restos de personas desaparecidas violentamente durante la Guerra Civil o de represiones políticas posteriores en el municipio de Granada, y los retratos de Federico García Lorca y los tres fusilados junto a él en el Barranco de Víznar, Dióscoro Galindo, Joaquín Arcollas Cabezas y Francisco Galadí, estos realizados con imágenes de archivo, las cuales tienen un tratamiento en forma de mosaicos. Cada una de ellas está compuesta por 2847 mosaicos que, multiplicados por los cuatro retratos, representan 11.388, simbolizando a cada una de las víctimas de la Guerra Civil.
 
Claudio Larrea centra el objetivo de su cámara en el emblemático Hotel Castelar, hoy cerrado definitivamente a raíz de la pandemia. Larrea nos conduce a través de los grandes salones y las ampulosas escaleras hasta la habitación que fuera el refugio de Lorca durante su estadía en Buenos Aires. En Habitación 704 las fotografías de Claudio parecen conservar el duende de Federico.
 
Cristina Fresca, inspirada en el Romancero gitano, construye una instalación, Altar de vida, donde las metáforas se van superponiendo y tomando forma con elementos de su propia obra. “Romance de la luna, luna”, “Preciosa y el aire”, “Romance sonámbulo” y “Romance de la pena negra”, son los poemas con los que la artista va tejiendo un clima mágico. El color rojo, pasión, sangre y muerte, emana de un suelo de lunas aterciopeladas, una fragancia de nardos que envuelve al espectador.
 
Zulema Maza, presenta una obra de aliento trágico, La sangre derramada, un tríptico formado por las obras Hotel Castelar, Plaza de toros y Torero, collages digitales. En una de ellas, la fachada del Hotel Castelar está intervenida con el poema “El llanto por Ignacio Sánchez Mejía” y la imagen de Federico García Lorca, presencia inolvidable del lugar. El poema nombrado es considerado por la crítica como su obra de madurez lírica, y constituye un largo lamento por la muerte de su amigo torero. De ese poema surgen también las otras dos obras del tríptico, Torero y Plaza de toros.
 
Fer Zannol, exhibe Testigo. Identificada con los sentimientos que recorren las obras teatrales de Lorca, La casa de Bernarda Alba, Bodas de Sangre, la pasión, el sufrimiento, el arrebato, intenta deconstruir el hermético secreto lorquiano a través de la imagen. “Para ello me sumerjo en un mundo donde se confunde lo real y lo imaginario de una manera inquietante”, dice la artista.
 
Julieta Anauten Sequía lunar, recurre al collage y al fotomontaje para hacer un paralelismo entre el paisaje patagónico, con su desierto de aspecto lunar –símbolo muy presente en la poesía de Lorca– y la historia de una mujer que habita la dramaturgia del poeta.
 
Decía Lorca que la poesía es algo que anda por las calles y, casi obedeciendo este pensamiento, Juan Travnik recorre la avenida más española de Buenos Aires, para detener su mirada en algunos de los lugares emblemáticos que albergaron al poeta durante su estadía. Así, el Teatro Avenida, el Tortoni, donde tenía reservada una mesa, el Hotel Castelar y Los 36 billares, nos hacen escuchar en el silencio de las fotografías, las tertulias de Federico con sus amigos.
 
Seis poemas Gallegoses un homenaje del poeta al paisaje y a la lengua de Galicia, escritos a su vuelta de Buenos Aires. Uno de esos seis poemas, “Cantiga do neno da tenda” –Cantiga del niño de la tienda”– habla de una manera emotiva y profunda del sentimiento de los inmigrantes y es el que provoca la bella foto de Luis Campos, El país necesita inmigrantes, que acompaña con los cuatro primeros versos del poema:
 
Bos Aires ten una Gaita
Sobre do Rio da Prata
Que a toca o vento do norde
Con sua gris boca mollada.
 

ARTISTAS PARTICIPANTES

Julieta Anaut
Ariel Ballester
Luis Campos
Luz Castillo
Belén Castillo
Daniel Doura
Cristina Fresca
Claudio Larrea
Zulema Maza
Lena Szankay
Juan Travnik
Andrés Wertheim
Fer Zannol

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus