Acerca de Sandra Marconi

Redactora Publicitaria (Universidad de Palermo), Vitki (intérprete de runas vikingas), energetista, cocinera. "Me dedico hace 15 años a asistir personas con problemas de vida a través de la expansión de conciencia, utilizando para ello la lectura e interpretación de diversos sistemas de consulta (Runas Vikingas, tarot, y oráculos con mirada evolutiva, no predictiva), juegos de autoconocimiento, energética humana y toda la magia que se produce cuando ampliamos nuestro ancho de banda."

PCR de tu vida

lupa pelota

Cuando sabemos que urge un cambio, sea porque nuestra vida tal cual está es insostenible a nivel económico, habitacional, de salud, laboral, emocional, vocacional o espiritual, podemos caer, aún estando conscientes de por dónde va la cosa, en una tercera fuerza que pocas veces calculamos: la resistencia.

Qué quiero decir con esto? Que conociendo que, por ejemplo, necesito ponerme al día y estudiar más para alcanzar mi objetivo de aprobar una materia que me da mucho trabajo, y de la que me distraje habitualmente con miles de excusas, corro el riesgo de establecer una meta que sólo va a ir a favor de mi dificultad de enfocarme y perseverar.

Supongamos que para  llegar a estudiar todo lo que debería, comprender y fijar conceptos, decido que el ritmo perfecto serían 4 horas diarias de lectura. Pero… alguna vez  permanecí ese tiempo abstraída en un texto? No, jamás! Entonces por qué creer que ahora lo haría si me conozco bien? Acaso la mera noción de lo que me falta incorporar, desarrollaría ipso facto una fuerza de voluntad en mí que me atornille a una silla frente a los apuntes y libros durante cuatro horas? Ni el apremio del escaso tiempo que me queda antes del examen, ni mi conciencia del que desperdicié, podrían ir en contra de lo taaaan trabajado que es la dispersión, el “cuelgue”, la divagación. Podría  decepcionarme otra vez más por haber fantaseado un plan poco realista para llevar a la práctica…

Lo que sea que se venga repitiendo en tu vida de forma perjudicial, llama a que aúnes tu atención, tu energía, tu conciencia, tu capacidad de autoobservación para no caer en soluciones simplistas y reduccionistas de corto alcance que acaben con sensación de fracaso.

Y hay en la humanidad una zona de confort de la que muchos sienten que deben salir: es la TRAICIÓN. De Judas a estos tiempos, hay un hilo conductor de entregas, engaños y traiciones de los que deberíamos desenganchar, observando el engranaje necesario para que hayan persistido. Mirando nuestra participación conveniente y activa para que eso ocurriera.

Un sistema hecho para el provecho y bienestar de pocos, armado con frases emotivas y conceptos aparentemente sólidos, calaron muy hondo con una sumisión pasmosa y un deterioro enorme de lo humano, de lo natural y esencial.

La new age y su famoso “soltar”, las terapias rápidas y “milagrosas”, y el creerse [email protected] (aunque sea por un momento), no alcanzan para registrar todo nuestro sistema de creencias, nuestras lealtades inconscientes al clan, que nos atan a silencios, al autoengaño, a no escuchar la voz interior que es percepción más intuición. El apego a la conciencia adquirida es inconmensurable.

En este punto necesitamos parar la pelota, hacer una pausa, retirarnos de todo estímulo externo que nos tironee hacia la inercia o hacia una curita dudosa, y poner una lupa grande.

Dogmas de la religión, la familia, la política, el trabajo, la salud y el dinero, así como afirmaciones sobre ciertos conceptos que ahora necesitan ser cuestionados están solicitando revisión, actualización y descarte con criterio y sentido común.

Por estos tiempos no creo en “ya que estamos en el baile, bailemos”, sino en una labor gigante de diagnóstico, limpieza y remoción de lo que no funciona o nunca funcionó, para no repetir patrones de dolor y ataduras alienantes.

Mi consejo: tomáte un tiempo a solas con vos (puede parecer redundante pero hay tantos seres que no se habitan…), respirá toda la tristeza y el dolor, integrálos para poder poner orden.

Para organizar un cajón, primero tenés que sacar todo y ver qué cosas son útiles, qué cosas están fuera de su lugar y no corresponden a ese cajón, qué vas a regalar, qué cosas vas a usar pero necesitan reparación y qué hay que tirar a la basura.

Cuidado con la inercia escondida en frases y afirmaciones espiritualoides, cuidado con emparchar sin ir al fondo, cuidado con no contactar con tus emociones, cuidado con evadirte con consumismo, alcohol, sustancias y juntadas superficiales, cuidado con creer que es conclusión allí donde te cansaste de reflexionar.

Y te digo esto porque detrás de todos los personajes psicopáticos, manipuladores, narcisistas, cínicos y sádicos, que fundaron la matrix, podrías encontrarte a vos [email protected], [email protected], [email protected] y [email protected] a un banquito como el mago de Oz, que con su pereza, sus postergaciones, sus negaciones, sus justificaciones y evasiones vivió traicionando a su esencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>