buscar

Suipacha 658. Buenos Aires. [mapa]
Lunes a Sábados de 12 a 20 hs.

Un santo a la parrilla

Un santo a la parrilla

Marcelo Bordese

Del 25 de Julio al 23 de Agosto de 2013 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

imagenes
 
anterior siguiente
 

TEXTO DEL ARTISTA

 

A partir del marco arquitectónico de las salas que remite a la historia de la pintura y su lugar en las Iglesias y Palacios de los siglos XVII y XVIII, la idea de esta intervención fue trabajar sobre San  Lorenzo. Este  santo fue  martirizado en  Roma por  el Emperador Valeriano, quien lo hizo  colocar en una parrilla calentada por carbones ardientes.

 

Un santo asado constituye un  plato decididamente exótico, por  no  decir indigerible. San  Lorenzo encarna  −nunca mejor dicho− en  su  propio cuerpo a  la  parrilla el absurdo, el disparate, la angustia de un existir esencialmente inexistente; en suma, esa particular suciedad que es estar vivo.
San Lorenzo resulta el único comensal de un banquete donde él es, al mismo tiempo, el invitado y el propio manjar servido.

 

Recordemos que un mártir es, esencialmente, alguien que ha dado su vida por lo que cree. Un mártir es una víctima, un asesinado.
Pero no  debemos olvidar que, antes que el verdugo que le da muerte, existe alguien que no   está dispuesto a  tolerar-soportar la  verdad del  martirizado,  su  postura discrepante frente a un dogma preestablecido.

 

Por eso un mártir es, ante todo, el emblema de una víctima de la intolerancia extrema, de la actitud tiránica, de la intransigencia del poder imperante que impone una visión unívoca. Desde esta tesitura, el Martirio sería intrínsecamente irrepresentable porque el horror extremo es irrepresentable.
¿Cómo presentar o  describir, por  ejemplo, la guerra? La guerra no  se  propone, la guerra ES, y como tal se yergue con una contundencia que limita cualquier represen- tación. Cuando hay horror no hay metáfora.

 

Mis cuatro pinturas de Un santo a la parrilla están atravesadas por  la violencia de esta intransigencia totalitaria; se trata de una violencia esencial −según dijimos−, una raíz y no  una resultante (las  letras de  un  alfabeto pero no  sus  palabras). Es decir: la anulación como una forma eficaz de palpar lo Cercano.

 

Involuntariamente, estas pinturas irrumpen con la contundencia que tienen las cosas que no deberían ser, pero que sin embargo son...
Creo entender que la pintura, de la misma manera que el horror y el desamor, son una puerta cerrada que sólo  puede abrir la  belleza; y el  arte es  eso: entrar sin  pedir permiso...

 


Marcelo Bordese

Básteme agregar que las parrillas de  mi San Lorenzo son un  secreto homenaje a mi querido maestro Norberto Gómez.
 

 

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus