buscar

Olga Cossettini 141 [mapa]
Mar a Dom de 12 a 20 hs.

Rapsodia inconclusa

Rapsodia inconclusa

Nicola Costantino

Del 05 de Marzo al 03 de Mayo de 2015 - Inaugura: 19hs  - Entrada: $ 50.- Mie, est, jub y docentes $ 25.-

Descargar

DESCARGAR CATALOGO

 
anterior siguiente
 
anterior siguiente
 
 

La exposición reúne las cuatro videoinstalaciones e instalaciones que fueron el envío argentino a la 55ª Bienal de Venecia de 2013: Eva. Los sueños; Eva. El espejo; Eva. La fuerza; y Eva. La lluvia. En esta ocasión completa la exhibición algunos objetos y fotos sobre el mismo tema. En el conjunto se manifiesta el cuestionamiento sobre la construcción de la imagen de la persona y el mito a partir de las posibilidades narrativas y discursivas que otorgan los lenguajes contemporáneos.

 

La superposición biográfica de estas dos mujeres  se desarrolla, no solo en la transformación de la artista en Eva, sino también  a partir de la multiplicidad de imágenes fragmentadas, de distintos tiempos, que comparten un mismo espacio.  De este modo, la reflexión sobre las representaciones y los relatos estancos está direccionada a la figura de Eva y, también, hacia la potencialidad discursiva de los lenguajes contemporáneos.

TEXTO CURATORIAL

 

Nicola Costantino titula Rapsodia inconclusa a su obra acerca de Eva Perón. La rapsodia como género musical sirve de referencia por muchos motivos, entre otros por estar constituida por distintas unidades temáticas, que en este caso podríamos caracterizar como ensayos o aproximaciones. Tal vez sea la forma más contemporánea de “retratar” a alguien, reconociendo contradictoriamente la imposibilidad de hacerlo, sabiendo que ni la foto, ni la leyenda, ni las proclamas alcanzan; que solo son aspectos, detalles, y que se podrían sumar muchas otras maneras al tratar de “decir” a alguien, aunque esta  incompletud  provoque  decepción  e  incluso enojo en aquellos que esperan el discurso dogmático y unívoco.

 

“Representar” a Evita -así se la llama popularmente-, mostrarla desde ese lugar -incluso sabiendo la supervivencia de los mitos, las reivindicaciones y las polémicas- es un desafío que la artista asume haciéndole un guiño a la visión romántica donde se conjugan la pasión y la figura del héroe. En este caso, una heroína, nacida pobre, bastarda, que conoció la gloria, que fue amada y odiada con la misma intensidad, y solo vivió 33 años, muriendo trágicamente.

 

Idolatrada por el pueblo como nadie, Evita luchó desde su condición de clase. Inteligente, astuta; la Abanderada de los Humildes fue tan valiente como transgresora. Impregnó la vida argentina y trascendió a lo largo del tiempo. Su imagen fue tomada y usada, incluso en ocasiones banalizada a través de películas y óperas repletas de escenas que cayeron en estereotipos.

 

Costantino lo sabe, y avanza en su obra mientras se pregunta acerca de cómo ser ella, de cómo representarla. Plantea una ficción, personajes, no se queda anclada en la narración histórica -de pretendida objetividad y que se supone debe ser lo más fiel posible a los hechos reales- sino que recupera impresiones, leyendas y dichos contradictorios, pero sobre todo se mete en su cuerpo, para revivir situaciones. Asume el riesgo de tener que enfrentarse en algún momento a ella misma.

 

Transformarse en Evita, ponerse sus vestidos, no es insignificante, implica contaminarse del otro. Recuperar  los  espacios,  intentar  sumergirse  en  un  tiempo  pasado,  someterse  a  la  pasión,  es  la posibilidad de aproximarse y decirla de otra forma.
Rapsodia inconclusa es asimismo otro capítulo en la producción de la artista.

 

En los últimos años, asumió su particular interés por la alteridad. Se apoderó de imágenes, actuó y se duplicó en operaciones de pregunta sobre ella y sobre el otro. No lo hizo desde un planteo de heterónimos, de personalidades independientes, sino de una serie de posibilidades de ser el otro, y en ese ser reafirmar su condición. En su avance eligió representaciones y personajes instalados en el inconsciente colectivo. La propuesta fue trabajar sabiendo que la gente conoce o cree que conoce distintos aspectos acerca de las cosas y las personas que ella toma como referentes.


Y su planteo nunca fue tranquilizador. Por el contrario, siempre ofreció una visión diferente, aun a riesgo de los posibles cuestionamientos por la apropiación desaforada.
Retratar a Evita, ser Evita, es una decisión que surge de considerarla un paradigma de la mujer en la historia. La artista la imaginaba desde la infancia, la reconocía por su trascendencia más allá de cualquier hecho en particular.

 

Su manera de decirla es hacerlo desde la suma de todas las Evitas conocidas, imaginadas, pensadas, deseadas. Y la rapsodia no termina. El debate acerca de Evita, las continuidades, las ausencias, los fantasmas, están presentes. De hecho Costantino sabe que es inevitable y que su acción también será leída políticamente. En ese dar a ver, no hay una toma de partido, aunque hay una reivindicación y un reconocimiento, una invitación a mirarse en el espejo.

 

Fernando Farina

 

TEXTO DEL ARTISTA

 

Decidí encarnar a Eva Perón por varios motivos. En primer lugar, en mi actual interés por la performance y  la videoinstalación como medio para mostrarlo, elijo referirme siempre a personajes paradigmáticos. Entre los personajes históricos femeninos, Eva se imponía por ser – probablemente–  el  más  emblemático  que  haya  existido. 

 

Tenía,  como  motivación  adicional,  un reservorio de recuerdos infantiles de sus discursos, su renunciamiento, su funeral…  que son memorias muy emotivas. Pero lo que más me interesó fue el hecho de que nadie se haya ocupado  de la historia y del mito de Eva Perón valiéndose del lenguaje propio al arte contemporáneo.

 

Su figura ha sido reducida a imágenes parciales, sesgadas y atravesadas por valoraciones; yo me propuse presentarla en toda su complejidad, contradictoria e inabarcable; liberar algo de esa multiplicidad que las representaciones dogmáticas (hostiles o favorables) indebidamente encierran.

 

Nicola Costantino

 

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus