buscar

Bme. Mitre 1559 [mapa]
Lun a Vie de 11 a 19 hs.

Murales

Murales

Muestra colectiva

Del 03 de Agosto al 31 de Agosto de 2011 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

imagenes
 
anterior siguiente
 

TEXTO CURATORIAL

 

Más allá del quiebre histórico de los preceptos con los que el proyecto Moderno construyó los destinos del siglo XX, es en los pliegues y en sus ruinas donde aún permanecen los interrogantes que acechan este nuevo siglo.
El mismo término con el que denominamos ese quiebre, Posmodernidad, revela su fatal dependencia con ese pasado tan inexorable en enunciar sus utopías y tan intenso en sus contradicciones.

 

Lo cierto es que estas cenizas aún contienen brasas y muchas veces es la práctica artística la encargada en convertir en señal aquello que percibimos como “malestar”y hacer visible aquello que está destinado desde sus inicios a la invisibilidad.
La obra de los cuatro artistas argentinos, Amadeo Azar, Milo Lockett, Roberto Rey y Hernán Salamanco, nos ofrece desde la disparidad de sus propuestas ciertas constantes reflexivas que, encarnadas en la tardía modernidad de la Argentina, acentúan y ponen en relieve el carácter de los interrogantes señalados.

 

Amadeo Azar, elige el humor y la ironía como mediadores y referentes de una silenciosa catástrofe, apelando a los recursos del dibujo axonométrico, las maquetas, y la levedad de la acuarela. Lo urbano y lo rural, los edificios públicos y los espacios de ocio y de turismo, como su Mar del Plata natal, se convierten en el recuerdo de una utopía alucinada, extraviada, destinada a nadie y condenada a vivir para siempre en su violenta condición proyectual.
 

 

Milo Lockett elabora una estrategia de “resistencia” para la práctica artística. Hace de de su producción un ejercicio permanente de intercambio con el espectador, incitando el juego activo entre creador-chamán y el “otro” al que incluye y respeta. De esa manera libera a la práctica artística de las trabas con las que habitualmente el yo ensimismado del artista “moderno” ocupa la totalidad del acto creativo, convirtiendo así su producción en un generoso y vital gesto colectivo.
 

 

Roberto Rey reflexiona, a través de diversos dispositivos como el video, las maquetas y la práctica pictórica, sobre los límites con los que las cosas adquieren entidad o la pierden según la iluminación a la que están sometidas. Metáfora sobre nuestras discapacidades perceptivas o del exceso con el que el siglo de las luces aún irradia su razón irreductible, Rey somete con esa luz implacable hasta ¿desvanecerlo?, a uno de los íconos de la modernidad en la Argentina: la Casa del Puente, de Amancio Williams.
 

 

Hernán Salamanco concibe ante todo a su pintura como un hecho casi físico, donde es difícil separar la misma acción de la intención. Sin embargo, paradójicamente, es en los mismos materiales usados, el soporte rígido de chapa y los esmaltes industriales donde la obra recupera una dimensión conceptual. Lo pintado contiene la memoria de la acción de pintar y el relato, en vez de activar cualquier “moraleja tranquilizadora” el artista lo convierte en secundario, en despiste o ceguera.


Héctor Medici
Agosto 2011

 

ARTISTAS PARTICIPANTES

  

Roberto Rey

 

Milo Lockett 
Hernán Salamanco 
Amadeo Azar 

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus