buscar

Av. Quintana 325 PB. - Buenos Aires. [mapa]
Lun a Vie de 18 a 21 hs. Sáb de 11 a 13 hs.

La Mala Letra

La Mala Letra

Alberto Greco

Del 04 de Abril al 07 de Junio de 2019 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

 
anterior siguiente
 
anterior siguiente
 
 

Curador: Fernando Davis.

En su fugaz carrera, Alberto Greco (1931, Buenos Aires, Argentina 1965,  Barcelona, España) se desarrolló en distintos campos creativos como la pintura, el dibujo, la poesía y la literatura, hacia una línea de investigación conceptual en la que se destaca la creación de un movimiento unipersonal al que él mismo denominó Vivo-Dito o Arte Vivo. Toda la producción de Greco juega con la división arte-vida y reivindica la actitud vital del artista en la significación de  la  obra  de  arte,  concebida como  proceso,  cuyo  planteamiento radical anticipa los desarrollos artísticos que darán lugar a un cambio de paradigma en los años siguientes.
 
Greco buscó  la  superación del  espacio artístico como  lenguaje y  vehículo de  representación. Experimentó nuevos medios expresivos que planteaban la disolución de la pintura, llevando las obras al límite de su concreción física.
 
En 1950 escribió Fiesta, publicación artesanal de un pequeño libro de poesías, cuya tirada fue de 153 ejemplares. En 1954 viajó a Europa, y en 1955 presentó su primera exposición individual en la galería La Roue de París. En 1958, a los 27 años, luego de haber itinerado entre Buenos Aires, Brasil, Europa y Nueva York, fue invitado a realizar una gran exposición individual en el Museo de Arte Moderno de San Pablo, para la cual produjo las obras en un día. Greco mostró placas metálicas oxidadas y un papel de 10 metros de largo al que le había arrojado huevos llenos de tinta.
 
Si bien es considerado uno de los pioneros del Informalismo en América Latina, habiéndo participado de la primera exposición del grupo argentino en 1959, Greco desarrolló diversos y variados conceptos que lo llevaron a transformarse drásticamente en cuanto a estética e intención en la obra de arte.
 
En 1961, inauguró su última muestra de pinturas en Buenos Aires, en la galería Pizarro con su serie Las Monjas, donde puso de manifiesto su posición con respecto a la pintura, convertida para él en una teoría sobre la vida. También llevó a cabo Alberto Greco, ¡Qué grande sos!, la primer performance e intervención pública que el artista desarrolló en el país, inundando las calles del centro  de  la ciudad  por  medio de  afiches que  aclamaban “Greco,  el pintor informalista más grande de América” y “Alberto Greco ¡Qué grande sos!”, apropiación de un verso de la entonces prohibida Marcha Peronista. Es una de las primeras acciones de este estilo realizadas en América Latina, registrada por el fotógrafo Sameer Makarius (1924, El Cairo, Egipto -  2009,  Buenos Aires, Argentina). Un antecedente de los Vivo-Dito que realizaría posteriormente  y que marcarían un quiebre en su carrera.
 
Greco amplió el campo del arte y lo involucró íntimamente con la vida. Los afiches, resueltos sólo con sentencias discursivas y en un formato publicitario, funcionaron como iniciadores de las prácticas conceptuales en el arte, cuyas manifestaciones prosperaron hacia mediados de la década de 1960.
 
Greco hombre y Greco artista se hacen uno. Lo desarrollado en su etapa informalista, en la cual incorporaba fluidos de su propio cuerpo en la pintura o acentuando el gesto de la pincelada, imbuyéndolas de existencia al exponerlos a las inclemencias del clima, ahora cobra un sentido más profundo, ya que tanto él como el universo que lo rodea se convierten en la obra de arte por excelencia. De esta manera, Greco se auto proclama, a él artista, y a su vida obra de arte.
 
En 1962 se instaló en París, donde realizó la Primera Exposición de Arte Vivo, firmando y señalando personas. Por otro lado, en Génova publicó en italiano el Manifesto Dito dell´Arte Vivo. El segundo manifiesto lo escribió en castellano en 1963 en España.
El arte Vivo-Dito es entendido por el artista como …la aventura de lo real, el documento urgente, el contacto directo y total con las cosas, los lugares, las gentes, creando situaciones, lo imprevisto. Es mostrar y encontrar el objeto en su propio lugar.
 
Durante 1963 desarrolló varias performances Vivo-Dito, como por ejemplo Viaje de pie en el metro de Sol a Lavapiés en Madrid y fabricó el Gran Manifiesto-Rollo del Arte Vivo-Dito por medio del cual llevó a cabo una de sus acciones más emblemáticas: Alberto Greco en Piedralaves,  en Ávila, España. La serie completa de treinta fotos sacadas por Montserrat Santamaría ilustran a Greco señalando a personas, animales y situaciones. En el ámbito internacional, la irrupción de estos Vivo-Dito coincidió con un interés por la desmaterialización del arte en términos generales. Históricamente, son interpretadas como  un conjunto de acciones precursoras del conceptualismo latinoamericano.
 
Uno de los medios predilectos de Greco fue el dibujo, que realizó continuamente de manera impulsiva, dejando su alma sobre el papel e incluyendo palabras superpuestas, fechas e información encriptada. Aparentemente caóticas  y  desordenadas no  parecen tener una dirección determinada ni  un  relato marcado.  Algunos de  sus  amigos, testigos de  sus procesos, afirman que era arrastrado a otra dimensión, y muchas veces no recordaba lo que había hecho.
 
En estos trabajos Greco lo vuelca todo, y por medio de la línea, la mancha y la palabra nos introduce en su universo, dominado por grafismos, gestos espontáneos y descontrolados. En las obras aparecen ideas, números, recetas gastronómicas, mensajes, fantasías y sueños, como si se tratara de fragmentos de su diario personal.
 
En 1964, expuso en la galería Juana Mordó en Madrid y regresó a Buenos Aires donde presentó su  experiencia de  Arte  Vivo Mi  Madrid  Querido en  la  galería Bonino  con  la colaboración del bailarín Antonio Gades. En 1965, se instaló en Barcelona, donde escribió Besos Brujos, una obra literaria plástico-performática, considerada una de sus piezas más emblemáticas.
 
La muerte lo encontró en un hotel de la ciudad catalana en octubre de ese mismo año, luego de una letal ingesta de barbitúricos; sobre las palmas de sus dos manos había escrito la palabra FIN, acto último de su poética existencia.
(....)

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus