buscar

Av. Corrientes 3247 [mapa]
Lun a Vie 15 a 22 hs. Sáb, Dom y Fer 10 a 22 hs.

No hay muestra

Dalí, Los Ojos del Surrealismo

Salvador Dalí

Del 17 de Junio al 17 de Julio de 2009  - Entrada: $ 35.- Est/Jub $ 18.-

imagenes
 
 
 

Gacetilla / “El estado surreal perfecto se logra en la vigilia previa al dormirse, en donde se entremezclan en la mente las imágenes conscientes y las inconscientes oníricas del sueño” Este movimiento tuvo su génesis en 1917 con el poeta Guillaume Apollinaire – que ya le da el nombre de Surrèalismo- y con el manifiesto que el poeta rumano Tristán Tzara publicó en 1918, en el que afirmaba el principio de la irracionalidad, la rebeldía y la negación. Se consolida como movimiento en Francia en 1924 con la edición del “Manifiesto Surrealista” de André Bretón, quien lo define como “Automatismo psíquico puro con ausencia de todo control ejercido por la razón y de toda preocupación estética y moral”. El hermético grupo y la élite del surrealismo lo conformaban entre otros, Tristán Tzara, Paul Elluard, Hans Arp, Yves Tanguy, René Crevel, René Magritte, Joan Miró, y su pope mayor, André Bretón. Fue aceptado tardíamente Salvador Dalí, quién acuñó la frase “El Surrealismo soy yo” al ser expulsado del mismo, convirtiéndose en un paradigma de todo el arte contemporáneo y de este movimiento particular, su mayor exponente. Dalí desarrolló su Método Paranoico – Crítico que es el llevar la mente en forma consciente al borde de la locura, provocarla, pero sin traspasarlo y crear dentro de ese límite crítico. Estas informaciones de la vida íntima y obra de Salvador Dalí, sus técnicas, materiales, asociaciones freudianas, y sus decires, acompañan al público a lo largo del recorrido de la muestra a través de textos y explicativos de Guías Didácticos en las visitas guiadas que se realizan diariamente. La exposición DALÍ LOS OJOS DEL SURREALISMO está integrada por obras de Salvador Dalí que abarcan un período desde la década del 50 al 80 de producción del artista y comprenden muy diferentes técnicas y materiales; esculturas, platas, grabados, serigrafías y litografías originales fueron provistas por Enrique Sabater, quien fuera Secretario y Administrador del Sr. Dalí desde el año 1968 a 1980 y amigo del matrimonio Gala-Dalí, a coleccionistas argentinos para ser exhibida en forma itinerante en América Latina como forma de divulgación de la obra daliniana y aporte cultural a las artes plásticas. La exposición cuenta con series lúdicas como el “Tarot”, que realizó el Sr. Dalí para su esposa Gala en gran tamaño, e incluye al arcano Mayor y Menor, siendo este el primer trabajo de un plástico en recrear artísticamente las barajas del ágora ocultista. También series religiosas y místicas como “Los Diez Mandamientos” y “Siete Días de la Creación” realizadas en plata y “Los Doce Apóstoles”, que contiene a Gala como vigía del resto de los apóstoles y “El Muro de los Lamentos”, sitio sacro de las religiones monoteístas. Incluye la serie erótica del “Casanova”, donde plasma su técnica de eximio dibujante y su voyerismo sexual. Al verla, un crítico de New York le endilgó “El único defecto de Dalí es que es perfecto”. También series científicas como “Time” y las futuristas “ La Conquista del Cosmos” y “Objetos e Imaginaciones del Futuro”, donde el Sr. Dalí al igual que los grandes genios y visionarios que anticiparon el devenir como Leonardo Da Vinci y Julio Verne, objetiva elementos y máquinas que serán concretadas por la evolución tecnológica futura. En el caso del Sr. Dalí, 40 años más tarde ya se han experimentado algunos de ellos, y el público podrá apreciarlos con el descriptivo de usos y funciones que el propio artista hizo de cada una de las obras. En la serie “Time” sobre la curvatura y relatividad del tiempo que teorizara Albert Einstein, fue traducida al lienzo por el Sr. Dalí con su visión de artista plástico la vanguardia misma de la ciencia, y en ella se aprecian varios de sus famosos relojes blandos. Esta serie “del Tiempo” fueron los modelos creados para realizar posteriormente las joyas de Dalí. La serie “El Quijote” por su parte, rinde homenaje a Miguel de Cervantes Saavedra con Quijotes modernos y atómicos o clásicos del quattrocento, y en uno de ellos se destaca un preciosismo miniaturista en un detalle que el público debe mirar con una lupa. Sorprenden las series de plata, pues son muestra de la variedad de técnicas dominadas por el genio catalán. En la serie de “Las Profesiones” de serigrafía sobre plata se destacan El Médico, El Abogado, El Arquitecto, y el Diseñador de Modas, realizadas en hasta 12 colores. La serie de las “Placas de Plata” en bajo y alto relieve incluye un homenaje a Pablo Picasso con un rostro cubista al que ciñe en sus sienes los laureles de la gloria como reconocimiento a el otro gran español del Siglo XX. Pero fiel a la personalidad polémica del artista, el público puede leer en el recorrido “Los Decires de Dalí” que pueblan la exposición, y en uno de ellos se lee: “Picasso es español, yo también. Picasso es pintor, yo también. Picasso es un genio, yo también. Picasso es comunista, yo tampoco”. Las platas de “Los Deportes” están integradas por las Medallas oficiales de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984, que fueron realizadas por el Sr. Dalí especialmente para el evento. La serie “Daliniana” de litografías originales incluye el Torso de Venus Surrealista, Elefante Celestial, El Caballero Leonardesco y más, destacándose la Ascensión de Gala y Los Jinetes del Apocalipsis, realizadas sobre papel de cáscara de arroz y en sanguínea. Otra técnica desconocida en el artista por el gran público es la escultura. La serie de vaciados en bronce tiene la impronta del Dalí surrealista con su ícono famosísimo, el Reloj Blando. También San Jorge y el Dragón, patrono de Inglaterra, Portugal y figura venerada en la Catalunya natal de Dalí. Terpsícora, la musa de la danza está representada por dos esculturas unidas-contrapuestas en pax de deux eterno, una de ellas de estilo clásico grecorromano y la otra de configuración cubista, que es la única realizada por el artista en ese estilo. El Unicornio y el Caballo con Reloj entre otras eclosionan la creatividad del genio de Figueras. Sobresale también la escultura Alicia en el País de las Maravillas, figura recurrente de la obra Daliniana por ser el personaje surrealista por excelencia. Alicia traspasa de su mundo real a un mundo irreal, lúdico y de fantasías a través de un espejo y luego regresa a través de ese mismo pasaje a su mundo real, incólume y consciente, ilesa en su inocencia. Alicia se ubica más allá de lo irreal y lo real, ¡eso es el surrealismo!. Las series de grabados “Españoles Inmortales” y “Álbum” muestran la faceta retratista de Dalí que nos regala los rostros de Rembrant, Velásquez, Van Gogh, Michelangelo, El Greco, Toulouse Lautrec y Leonardo Da Vinci en su peculiaridad de homenajear a los otros grandes que lo precedieron, con un dominio admirable de la técnica. No dejan de asombrar los efectos visuales de tercera dimensión de Los Cristos de Gala y Los Anamorfos Cónicos en las que pseudo-manchas vistas reflejadas en un tubo metálico adquieren la normalidad de la figura real. El efecto óptico visual de Gala de Espaldas Mirando en mar Mediterráneo y que visto a 10 metros de distancia se transforma en el retrato de Abraham Lincoln nos recuerda que Dalí fue el precursor de lo que posteriormente fue llamado op art, o arte óptico, en los años 60’s y 70’s, y también coincidiendo con el movimiento Cultural de Masas, el pop art, del cual Dalí fuera un primer exponente al incluir una botella de Coca Cola en su óleo Poesía de América en 1943. Además se exhiben en la muestra elementos gráficos testimoniales de los encuentros sibaríticos que Dalí ofrecía a Andy Warhol en su hotel de Nueva York y al que una de sus asiduas comensales, Marta Minujín bautizó “La Corte de Príncipes y Mendigos”. Tamara Shanahan, es la Curadora de la exposición y frecuente visitante de Cadaqués, la mágica aldea de pescadores bañada por el sol del Mediterráneo en que el Sr. Dalí y su esposa Gala eligieron vivir, y habitual concurrente de los museos llamados “el triángulo daliniano del Ampurdán”: Cadaqués, El Castillo de Pubol, y el Teatro – Museo Gala Dalí en la ciudad de Figueres, en sus estudios e investigaciones, rescatando asociaciones entre Dalí y la Argentina que son presentadas al público. En su autobiografía, el Sr. Dalí dijo que “a los seis años de edad creía ser una niña y quería ser cocinera” y que a los siete quiso ser Napoleón, y que lo descubrió en una viñeta que ornamentaba los envases de yerba mate de una familia argentina vecina de sus padres, con los cuales tomaba mate criollo todas las tardes; “también yo sorbía aquel líquido caliente a mi paladar más dulce que la miel. Mi impulsivo deseo de un ascenso abrupto del oficio de cocinera al de emperador nació de ese Napoleón bebible que se corporizaba en la misma yerba mate, desde entonces mi vanidad no ha cesado de crecer ni mi delirio de grandeza”. En la exposición se exhibe el embase original de esa yerba mate Napoleón que se exportaba desde Argentina a principios del siglo pasado y que fue un hallazgo, a pocos metros de la casa natal de Dalí en Figueres. Otra asociación con la Argentina, es el tango. En 1932 el Sr. Dalí escribió el guión de la película Babaobo que en su “ambientación, antes del comienzo de la película así como el paso del título y subtítulos se oye en tango Renacimiento que se repetirá como leitmotiv a lo largo del film”. También en su película Un perro Andaluz que hiciera con Luis Buñuel, que está considerado el filme surrealista por excelencia, la música permanente es un tango rioplatense. Estas y otras asociaciones de Dalí y la Argentina con textos explicativos se exhiben en la muestra del Shopping Abasto y por la significancia que tiene para los porteños el ex Mercado de Abasto, un avezado conocedor de arte nos dice su impronta; “Dalí es como Gardel, cada día canta mejor”. De la Exposición El Ojo Invisible, Sabater fotografía a Dalí, que fue exhibida en el Palacio de la Virreina en Barcelona, el Sr. Enrique Sabater seleccionó una serie de fotos inéditas que captaron momentos íntimos de Dalí y su esposa Gala e integran esta exposición, Los Ojos del Surrealismo. Dentro del ámbito de las salas se proyectan documentales de la vida y obra del Sr. Dalí, el filme El perro Andaluz, con posterior debate con el público, y se propala el audio de la ópera Etre Dieu del Sr. Dalí y también otras sorpresas que los asistentes irán descubriendo en su recorrido en el montaje de esta gran puesta surrealista daliniana.

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus