buscar

Paraná 1158 [mapa]
Lun a Vie de 14 a 20 hs.

Black Mountain

Claudio Herrera

Del 29 de Marzo al 11 de Mayo de 2012 - Inaugura: 19hs  - Entrada: libre y gratuita

Descargar

DESCARGAR CATALOGO

 
 
 

La obra pictórica de Claudio Herrera indaga sobre intereses formales y conceptuales leídos desde una modernidad crítica y experimental.

 

Según esto, las filiaciones de este trabajo se insertan en una compleja búsqueda sobre las relaciones vanguardistas hacia el dibujo ideológico, la pintura abstracta y el collage proto-dadaista.

 

Ambientes y paisajes sicodélicos y una interpretación sublime sobre el paisaje natural y arquitectónico dan cuenta hoy de los intereses artísticos de Claudio Herrera.

 

____________________________________________________________________________

 

Brainstroming por Eduardo Stupía]

Cada cuadro  de  Claudio Herrera es  precipitada síntesis y sumatoria de un sistema que inmediatamente hipnotiza en su complejidad constructiva, y enseguida insinúa su carácter de   documento   pasajero,   su   inminente   descalabro.   En Herrera cada pieza es específica y provisoria, objeto homogéneo y tejido gaseoso al borde de la descomposición, reflejo de una operatoria crispada para la cual el plano es el lugar de la irresolución disfrazada de exactitud, registro de conflicto antes que de conciliación, bosquejo turbio de una subjetividad que, así como se manifiesta incontenible, da pistas como para recelar de ella, de su solidez como referencia filosófica.

La pintura de Claudio Herrera es una pintura de contaminación, de interferencias múltiples irrumpiendo desde alguna región entre el caudal imaginario y la reflexión intelectual a la mano del pintor-medium, que ingresa en trance para atormentar toda la óptica de la pieza con las babas de un ectoplasma ilustrado, expandido en la sobreexposición de una muy diseñada arquitectura visual, tan natural como un fenómeno físico, y que de golpe luce desnaturalizada.

La relación, discusión o contradicción entre dibujo y escritura, pincelada y mancha, precisión y error, geometría y gramática, tipografía y topografía, son orquestadas alternadamente en raptos de resonancia romántica mediante acordes extensos de una paleta acuosa, a veces más electrizada y cáustica; aún en las zonas más arrebatadas de verborragia, las combinatorias tonales se entrelazan acompasadamente con las infinitas redes que se expanden en su crepitación vibratoria, como  una barrera de  coral en  el  incógnito mar bidimensional al que ellas mismas invitan a entrar, un mar sin horizonte, centro ni tierra firme.

De estos equilibrios meticulosamente construidos a partir del choque sonoro de contrastes, pero más aún de la disimulada contiguidad selectiva de los colores y las líneas, se desprende un Herrera que ejerce silenciosamente la sabiduría de la palpitación somera, más secreta que exterior, aunque sin perder de vista una certera vocación de espectacularidad escénica. La acumulación, la superposición, el cruce selvático de las cuantiosas tramas, los contrapuntos virtuosos en el rompecabezas de segmentos, todo se concentra en los núcleos internos de esta nebulosa en scope fraccionada en lienzos, una suerte de organismo que crece por su cuenta, equidistante de cualquier intento de interpretación,   más allá de la inducción racional a  la  que  conducen su  exasperada lógica  de  telaraña  hipertrofiada  y especialmente las frases y fotografías que allí se injertan, forzadas a integrar un orden estilísticamente afín y esencialmente opuesto.

Sin abandonar en absoluto su obsesiva ecualización de tono, cromatismo y pulso gráfico para la inserción fotográfica en el medio pictórico, Herrera se empeña precisamente en que esa inclusión “objetiva” sea no sólo un elemento de significación en cuanto a los presuntos “contenidos”, sino un quiste del lenguaje, algo que ha caído ahí por necesidad y no por conveniencia; y es entonces donde puede sospecharse que mucho de su abordaje no depende, como podría suponerse, del temperado control, y sí de la incomodidad, de la intrusión de agregados adheridos, como si la pintura fuera, además de un universo autónomo, un imán irresistible, una planta carnívora que devora todo signo, alfabeto, taxonomía o notación que sobrevuele el campo gravitatorio del pintor.

En sus patchworks, Herrera maneja  con  soltura el margen  delicado entre  el  corte  y  la transición; el espacio es ilusorio y también neutro, los rítmos van y vienen, de adelante a atrás, de arriba abajo; las verticales y horizontales blandas se extienden en estricta armonía con las dimensiones de los soportes. De repente, creemos estar frente a una minuciosa cartografía elaborada justamente por quien  ha  olvidado la  noción de mundo, que sólo conserva de él datos erróneos, ecos fantasmales, imágenes retóricas, estadísticas falsas, archivos borroneados, y que no obstante busca trazar un mapa urgente que establezca al menos una quimérica orientación; todo entremezclado con rizomas que parecen extraídos de una botánica iletrada, o de un catálogo de ornamentos atacado por las termitas.

Quizás su condición de sociólogo, y un grado de conciencia contemporánea entre trágica y crítica, que incluye el cinismo, el humor amargo y la burla, hacen de la fuerte individualidad de Herrera un inquietante desfile de máscaras: mientras su ejercicio del oficio lo revela como muy seguro de sí mismo, adscrito al regusto de una práctica engalanada y lujosa, él trastorna el sentido último de esa delectación con su estrategia de heterogéneas citas, sentencias truncas y oscuras apelaciones, moléculas de manifiestos, restos fósiles de un monólogo gregario que abreva tanto de un afiebrado sueño culturizado como de alguna enmarañada vigilia.  Está  también  el  Herrera  que  quiere  ser  el  francotirador  rapaz  que constituye su habla en plena captación de otras voces, un estilista en falsete que hace profesión y profusión de ajenidad, de alteridad; una otredad que es su única identidad posible. Y el glosador freak, quebrado, parcial, confundido pero apasionado, de décadas lejanas de alto voltaje militante e ideológico, como si del estatuto temporal de sus cuadros se filtrara una arqueología paranoica, afectada de melancolía, de nonsense político; desencajados graffitis de mensajes cifrados que preservan de sus parientes urbanos esa especie de  lírica crispación al  paso, para disolverse en un  combate más  conceptual, el combate semiótico, y que han ido atropellándose uno sobre otro en la misma atormentada, impenetrable superficie.  Como  si  un  Gargantúa  adolescente  de  cuerpo  invadido por  la inflación civilizatoria garabateara sin parar y pegara souvenirs universales en las tapas de sus carpetas del secundario.

ARTISTAS PARTICIPANTES

 
ars omnibus auspician Buenos Aires Gobierno de la ciudad Ley de mecenazgo Itau Cultural Satelital Artebus