Carmen Sandiego, una galería joven con objetivos claros.

El rol de una galería, mercado del arte,
coleccionismo y más,
en un diálogo abierto con
Joaquín Giménez, director de
Carmen Sandiego, arte contemporáneo.

Joaquín Giménez, director de Carmen Sandiego I arte contemporáneo

Una galería de arte, como cualquier otra empresa, debe tener un plan de negocio. Después, por supuesto, la realidad interviene y el galerista debe saber adaptarse a las circunstancias del mercado, tanto del lado de la oferta como del de la demanda, incluso aprestándose a crear una demanda cuando ésta resulta insuficiente.

 

Joaquín Giménez y Sol Rossi están al frente de Carmen Sandiego. Joaquín Giménez dirige la galería, de menos de un año de antigüedad y situada en pleno Microcentro (Tucumán 843, 1ºB), en un antiguo departamento reformado en términos del clásico espacio blanco, creando un remanso de paz, por lo menos sonora, en medio del ajetreo de la ciudad. Sol Rossi se encarga de la curaduría y las cuestiones más teóricas.

 

Recientemente tuve ocasión de hablar con Joaquín acerca del mercado actual del arte en Buenos Aires, la galería y su plan de trabajo para ésta.

 

Joaquín Giménez y Roger Colom

La galería se ha decidido por ocho artistas jóvenes, entre 25 y 35 años (Anatole, LeeSunDraw Aguilera, Nelson Escalante, Ramiro Smith Estrada, Julia Dron, Pablo David Pitucardi, Lucía Mansilla Prieto y César Trinca) con la idea de consolidarlos como artistas. Es decir, crear y promover su posición en el mercado. Según Giménez, la mayoría no habían tenido representación en el mercado, pero cumplen uno de los requisitos que el galerista establece: profesionalidad y años de trabajo. Este tiempo, dice Giménez, les ha servido para experimentar con su obra, madurarla y desarrollarla. En otras palabras, ya saben lo que quieren como artistas.

 

Así que la labor del galerista es ubicarlos en el mercado y crear condiciones propicias para el diálogo entre ellos. Al fin y al cabo, no se trata de otra cosa que de la constitución de redes y una cierta movilidad por ellas. Pero, explica Joaquín, se ha conformado con sólo ocho artistas para poder hacer lo que él llama un trabajo profundo. Esto no implica que no haya muestras de otros artistas en la galería, sino que la labor principal, tanto artística como comercial, de la galería se concentra en estos ocho.

 

Otro aspecto fundamental de la galería como negocio es la proyección en el exterior, primordialmente en ferias. Para esto, Joaquín Giménez, que dirigió una feria de arte en Miami y trabajó para ArteBA, ha estado conformando un grupo de artistas más establecidos, entre los que se cuentan Alejandro Avakian, residente en Brooklyn, y Celina Jure, que tiene lazos y mucha experiencia en Alemania. Este es el grupo de avanzada, los artistas representados por la galería serán también sus beneficiarios en el futuro.

 

Espacio Galería

Cuando le pregunté por el mercado actual del arte en Buenos Aires, Joaquín comentó que se relaciona con un “nivel del mercado muy despierto y activo.” Interpreto esto como coleccionistas jóvenes o que empiezan, que están en el proceso de conocer sus propios gustos e intereses. El precio de la mayoría de las obras que la galería maneja no supera los 25.000 pesos. Y esta clientela joven y activa vuelve. Y aquí es donde una galería cumple un papel fundamental: no sólo debe aprovechar el mercado existente, sino que debe ampliarlo, y para eso debe invertir mucho tiempo y energía no sólo en el aspecto social del negocio, sino también en la producción de sentido.

 

Se trata de no empujar al nuevo coleccionista a comprar por comprar.

Se trata de no vender por vender. Estamos hablando de arte y de las personas que apoyarán con dinero y con entusiasmo a los artistas del presente que serán los del futuro. Esto implica explicar, asesorar, ayudar al coleccionista que empieza. Irle mostrando caminos, posibilidades para su colección. En otras palabras, hay que hablar de arte. Hay que interpretar. Hay que mostrar los caminos de sentido que tiene no sólo una obra individual, sino todo el trabajo que hace un artista para llegar a ella. Y hay que ponerla en contexto. Si la galería blanca sirve para individualizar y resaltar una obra, el trabajo del galerista supone un acercamiento, y una contextualización de esa obra.

 

Cuando Joaquín me hablaba de ayudar al coleccionista crecer como tal, recalcó que su trabajo implica ayudarle a adquirir conocimientos e información y a encontrar la manera de hacerlo por su cuenta. Sin esta producción de sentido, no hay nuevos mercados. Y en este sentido, comentó Joaquín que él ve una nueva generación de gestores en el arte, “más honesta y más humana”, que se preocupa por explicar las obras, y educar al público.

 

Si la cuestión no es vender a cualquier precio, sí que se trata de crear un mercado a futuro, con paciencia y delicadeza. Carmen Sandiego existe como galería desde hace sólo unos meses, pero sus gestores, Joaquín Giménez y Sol Rossi, tienen muchos más años de experiencia, tanto en el arte, como en su gestión y sus mercados.

 

ver muestras de la galería >>>
………………

CARMEN SANDIEGO I arte contemporáneo.
Tucumán 843 1° B / Buenos Aires /
Martes a viernes de 14 a 19 h / Sábados de 13 a 16 h /
011 4328 9790
Por otros horarios concertar cita al 011 15 4158 8008
http://www.csgaleria.com.ar/
carmensandiegogaleria@gmail.com

2 pensamientos en “Carmen Sandiego, una galería joven con objetivos claros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>