The Desert Music de Steve Reich en el CCK

Extinguidos los últimos aplausos el público se perfila hacia la salida, aún en mi asiento alcanzo a oír la opinión, dirigida a nadie en particular, de un hombre, fila uno, “-Me dio taquicardia”. Argumentó que él “estaba acostumbrado a Mozart”.

Cierto es que la obra dista del universo de las sinfonías tradicionales, pero de allí a que nuestro individuo experimente excesivo aumento de la frecuencia cardíaca me parece desacertado. O por lo menos no es la impresión que yo acotaría tan inconteniblemente al término de la función. Advertido del carácter de la composición de Steve Reich se supone un espectador que no es de presencia aleatoria, dado su retiro de las entradas y su asistencia a raíz de una decisión voluntaria, consciente. Y más allá de que comprendamos o no lo que fue escuchado en la imponente sala, resultó igualmente deslumbrante que las dimensiones arquitectónicas.

Para los que fueron desinformados o para los que han incursionado en la invención del autor se trató de una oportunidad especial, de una musicalidad insólita pero magnetizante encontrada en la combinación de intérpretes sobresalientes. Cada uno de ellos a la vez aislado y en sintonía perfecta, inmerso en un mapa que su atril sostiene y que los reúne en la misma dimensión, comprometidos todos en la aventura sonora que guardamos el deleite de haber experimentado los que fuimos. Los que fuimos hasta allá y allá nos dejamos llevar allá donde decía Reich.

Párrafo aparte merece el director, que rebozante de talento se encargó de profundizar aún más la destreza de las voces, las cuerdas, los vientos, la percusión maravillante. Toda intención de la orquesta se resumía en su corporeidad, como si un hilo uniera sus movimientos con hasta la más tímida nota. Hilo que podría haber sido atado para sostener la mandíbula del oyente.

Pasajes de melodías superpuestas en las cuerdas junto a la aparición de armonías oscuras en los vientos, las voces de particularidad hermosa, el color de los vibráfonos; conjunto que forma la paleta desértica no acostumbrada ni para el señor de la primer fila ni para el resto de los occidentales. Creación que desde el parlante casero tal vez se manifieste doblemente estática es innegablemente interesante en vivo y en directo.

Se estrena en Argentina The desert music, obra para voces y orquesta de Steve Reich, basada en textos de William Carlos Williams, en una versión que reúne a ensambles jóvenes y de excelencia: MusicaQuantica (voces de cámara), el Ensamble de Percusión del Conservatorio “Astor Piazzolla” de la Ciudad de Buenos Aires, el Ensamble de Bronces y Flautas del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón y el Ensamble de Cuerdas 440, todos bajo la dirección de Camilo Santostefano. Participan además los pianistas Alberto BiggeriFlorencia CarusoManuel Margot y Nicolás Ravelli.

 

La obra fue interpretada también el 26.04.2017 en el teatro Gran Rex, como parte del ciclo abierto al público Conciertos del Mediodía
 
                                                                                                               

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>